Sí, el control siempre tiene la culpa

Todos han sentido frustración al momento de perder en algún videojuego, sin embargo, el problema viene cuando se busca una manera de liberar ese sentimiento. En esta ocasión, el famoso profesional y campeón de Super Smash Bros. Meele, William “Leffen” Hjelte, enseñó qué tanto daño le puede hacer a su control un jugador frustrado.

Todo sucedió en Big House, uno de torneos más importantes del circuito de Super Smash Bros. y el cual se celebró el fin de semana pasado en Detroit, Michigan. Ahí, Leffen perdió en el top 8 contra el gran Joseph “Mango” Márquez, por lo que tuvo que enfrentarse en la llave de perdedores contra Justin “Plup” McGrath. Tanto Leffen como Plup son conocidos por destronar a los mejores jugadores de Super Smash Bros. Melee, así que este encuentro generó muchas expectativas entre los fanáticos.

Plup ganó el primer juego con Sheik, no obstante, en el segundo juego él cambió a Samus ya que sabía que su Sheik no sería tan eficiente contra el Fox de Leffen en Final Destination. Leffen le dio una paliza a la cazadora de recompensas interestelar, por lo que Plup se vio obligado a regresar al álter ego de la princesa Zelda. Pulp volvió a ganar y esto empujo la serie a un juego decisivo.

Durante la transmisión se pudo ver el rostro preocupado de Leffen, algo raro en un jugador que ganó EVO 2018. Pulp le sacó provecho a este punto débil de su rival, sin embargo, Leffen no paraba de dar pelea. Al final, Pulp empujó a Leffen al borde del escenario y hacía todo lo posible para que cayera. Leffen, en un intento para reposicionarse, quiso aplicar una maniobra conocida como “ledgedash”, pero desgraciadamente falló. Una vez perdida la batalla, Leffen tomó su control de GameCube y lo azotó contra el piso con toda la rabia que logró generar en esos segundos.

Relacionado: Conoce el paquete de Switch especial de Super Smash Bros. Ultimate

Después de la derrota, Leffen publicó en su cuenta oficial de Twitter “Qué se joda el control”. Posteriormente, el jugador explicó que no sabía si el error del ledgedash fue gracias a un problema del control o simplemente porque no lo ejecutó bien.

Los juegos de pelea tienen su historial de pobres controles que sufren de la furia de jugadores. Hace unos meses, un jugador Tekken 7 arrojó el control de su rival después de perder. Por favor, no repitan estas actitudes en sus casas.

Te puede interesar