El Consejo Olímpico de Asia informó que los Juegos Asiáticos incluirán competencias de esports en su siguiente edición, la cual se llevará a cabo en Jakarta, Indonesia, el próximo año. Para quienes no lo sepan, este evento deportivo es el más grande del mundo después de los Juegos Olímpicos.

Lo anterior se debe en gran medida al apoyo de la compañía china Alibaba Group, la cual reveló que invertirá $150 MDD en esports durante los próximos años. Además, firmó un acuerdo con la Federación Internacional de e-Sports (IeSF) —que también busca dar difusión a esta actividad a escala global— para organizar World Electronic Sports Games, torneo que ofrecerá $5.5 MDD en premios.

Por ahora, la idea de convertir a los esports en una disciplina olímpica resulta controversial. Algunas personas creen que los deportes electrónicos deberían tener más reconocimiento, pero también hay quienes piensan que los esports pertenecen a un espacio diferente y, de hecho, perderían su encanto si se fusionan con los deportes tradicionales.

En cualquier caso, es cierto que los esfuerzos de Alibaba por promover los videojuegos competitivos son impresionantes, y definitivamente la promesa de invertir $150 MDD podría ser un factor que cambie el mercado por completo. Recordemos que actualmente la industria genera entre $500 MDD y  $1 MMDD según los analistas.

Te puede interesar