Al igual que en los deportes tradicionales, los esports tienen historias conmovedoras de superación. Recientemente, Rafael “zakk” Fernandes, excoach de Immortals, compartió una anécdota con su padre y Counter-Strike: Global Offensive.

“Mi padre tenía un automóvil clásico, una vieja camioneta que era como su bebé”, comparte Zakk. El padre del entrenador solía conducir por toda la ciudad con su camioneta, hasta que tuvo que venderla para apoyar a su hijo. “Tuvo que venderla porque no tenía dinero para comprar una computadora. Mi equipo como teclado, ratón, todo eso, es muy caro a nivel profesional”.

Zakk nunca olvidó ese detalle de su padre y, después de un tiempo, le devolvió el favor al comprarle un automóvil nuevo. “Para muchos, es probable que solo sea un automóvil, pero para él era como su bebé”, comenta zakk.

Sin palabras, el padre de zakk intentó explicarle que no era necesario, porque para eso estaba la familia. Aun así, el excoach de Immortals insistió en que era lo correcto.

Este es uno de varios videos preparados por Hulu, que siguió de cerca el bootcamp de Immortals en vísperas de IEM Oakland. Los demás capítulos abarcan el problema del equipo al perder a varios integrantes, la búsqueda de nuevos jugadores y el reencuentro con sus familias.

Te puede interesar