Libre es, libre es

Andrei “Meddler” van Roon, jefe de diseño de gameplay de League of Legends, volvió a publicar cambios a futuro en los foros oficiales del juego. Según el desarrollador, él y su equipo tienen en mente cambiar la habilidad pasiva de Lissandra, Hija del Hielo, con la intención de darle más papel en las peleas de equipo.

Si bien Meddler no entró en números exactos ya que se sigue probando la nueva pasiva, la descripción que dio ilustra a grandes rasgos qué es lo que hará la Bruja de Hielo. La nueva pasiva tendrá el efecto de convertir en estatuas de hielo a todo aquel que haya recibido daño de Lissandra durante los últimos 3 segundos y muera. Estas estatuas reducirán la velocidad de movimiento de los enemigos un 30% y, después de 2.5 segundos, se romperán e infligirán daño mágico.

Relacionado: Riot no parará en su lucha de reducir el efecto snowball en League of Legends

“La intención es ayudar a que Lissandra contribuya a múltiples peleas después de que haya usado su enfriamiento inicial […] No tiene tanto impacto en el juego temprano, pero ha demostrado ser útil en algunos encuentros de 2 contra 2, cuando aparecen junglas y en otro tipo de peleas en los primeros minutos”, detalló Meddler. Cabe destacar que las estatuas de hielo contarán como terreno, por lo que se podrán usar para bloquear el paso y también combinarán con otros campeones como Gnar, Poppy y Vayne.

La nueva pasiva de Lissandra está en una fase muy temprana de desarrollo, así que Meddler y su equipo todavía tendrán que estudiarla durante las próximas semanas. Si todo sale bien, la Bruja de Hielo estrenará habilidad en unos cuantos parches y la Grieta del Invocador se llenará de lindas estatuas decorativas mortales. ¿Acaso se necesitará la ayuda de un grupo de niños y un león para derrotarla?

Te puede interesar