La Caitlyn que me toca en ranked

Era una fría madrugada de febrero en Corea. ¿El año? 2019. 늑 응 se dispone a jugar partidas clasificatorias con Caitlyn, su campeona favorita. La partida empieza bien para su equipo, con asesinatos en el carril superior y central. Él, con su dúo, no consiguen muertes pero están tomando ventajas de CS. De pronto, algo que le llama la atención.

La Camille enemiga, que había fallado una emboscada en nivel 2 de forma miserable, comienza a incrustarse con las torres. Una y otra, y otra vez. Parece no tener fin. La Irelia ya tiene 7 asesinatos y el Darius 3. Llegó el turno de la Caitlyn. Asesinato tras asesinato, el resultado de la partida ya parece estar sellado a favor de nuestro protagonista, pero… ¿por qué terminar ahí?

Con mucha diligencia, la Caitlyn intenta convencer a todo su equipo de seguir jugando la partida, de no terminarla. “Podemos entrar en la historia”, decía (creemos). Entonces, todo su equipo juntó sus manos en la fuente de su base. “Fighting!”resonaba en las paredes de la Grieta.

Los Bardos alrededor de Runaterra cantarán hermosas canciones sobre aquellos 5 valientes que decidieron extender una partida ganada hasta el minuto 101 con el único motivo de entrar en la historia de League of Legends con el record de mayor cantidad de asesinatos: 125.

Relacionado: Después de romper la Grieta con su rework, Morgana recibirá nerfs

También recordaremos a esa Kai’Sa que, pese a los insistentes atentados contra su propia vida de la Camille, luchó hasta el final, donde la cantidad de oro ya no juega un papel protagónico y un error te cuesta la partida. Si quieren conocer más de esta triste historia, pueden ver el resumen de la partida en este enlace.

Te puede interesar