Declaraciones del mejor jugador de League of Legends

El mejor jugador de League of Legends de la historia, Lee “Faker” Sang-hyeok, hizo algunas declaraciones en una entrevista reciente, con el medio coreano Chosun (vía Reddit).

La entrevista, en general, fue con un tono descontracturado, y nos dio la oportunidad de conocerlo un poco más en profundidad. En la charla nos enteramos que uno de sus apodos es “coleccionador de camisas blancas”. El jugador comentó que no se compra ropa de marca y que la poca que usa son regalos. Además, contó que en la gaming house es mucho más fácil de identificar su propia ropa si es toda del mismo color. Estilo Steve Jobs.

Entre la juventud coreana que sigue la escena de esports, Faker tiene una imagen muy solemne. En Corea, el hecho de tener tatuajes o el pelo teñido puede ser mal visto, por lo que Faker se convirtió en modelo a seguir. “Muchos fans aman esa imagen. Muchos jóvenes me siguen, por lo que tengo que ser gentil y educado. Si hiciera algo malo podría influenciarlos. Además, siempre me aseguro de decirles que sean modestos, honestos, buena gente y que no sean tóxicos”, declaró Faker.

Pero… ¿cómo mantener esa imagen en un ambiente en el que la toxicidad está siempre al pie del cañón? ¿Qué hace enojar a Faker? ¿Qué lo hace feliz? Sobre esto, el mejor jugador del planeta comentó que le gusta cuando le dicen que es bueno para los videjuegos. En contrapartida, que le digan “malo para los videojuegos” lo enoja. Un hombre simple.

Sobre su familia, Faker no quiso profundizar mucho, pero dejó claro quién fue su gran figura. “Mi abuela”, comenzó y añadió: “Todavía ve mis todos mis partidos, y al no tener a mis 2 padres, me crió ella”. También comentó que se quedaba despierta hasta que terminara sus prácticas a las 04:00 de Corea, y que siempre le daba algún consejo sobre cosas que había hecho mal en las partidas. Esperable de la abuela de Faker.

Relacionado: Después de 2 años, Faker es campeón de Rift Rivals

Luego llegó el momento. La entrevistadora le comentó que la OMS había declarado a los videojuegos como una adicción, y Faker estuvo de acuerdo. “Son un poco adictivos, sí”, dijo el coreano y, como era de esperarse, le dejó un consejo a los futuros jugadores y padres. “Lo mejor sería que los padres conversen con sus hijos sobre cuánto juegan. Si a tu hijo le gusta jugar, deberías averiguar por qué. Los videojuegos también son aprendizaje. Se pueden aprender cosas mientras se piensa cómo ganar. Creo que es mejor dejarlos jugar que obligarlos a estudiar”.

Es palabra de Faker.

Te puede interesar