Un periodista de CodigoEsports cuenta sus vivencias durante la definición de la LLA entre Estral Esports y Team Aze en Tecnópolis.

En mis años como periodista de esports nunca había tenido la posibilidad de ir a un megaevento presencial por culpa de la pandemia y la lejanía de éstos. Así que la final del torneo Apertura 2022 de la Liga Latinoamérica (LLA) de League of Legends, que se realizó en Buenos Aires fue mi primer acercamiento real a un acontecimiento de este estilo.

Lee también: LLA: Team Aze hace historia y es campeón en su primer split

Al llegar al Flow Arena me impactó la gran cantidad de público. El estadio estaba repleto de fanáticos y el entusiasmo se sentía en el aire. Mientras que la puesta en escena me sorprendió para bien con la gran cantidad de críticas que había recibido la LLA en cuanto a transmisión y organización a lo largo de este split. 

Ya con la entrada de Estral Esports y Team Aze, los dos equipos finalistas, el público explotó en la salida de cada jugador. Pero la gente estuvo ruidosa principalmente con la salida del argentino Emmanuel «Acce» Juárez. Les puedo asegurar que el carrilero superior de Estral sintió lo que es jugar en casa.

El segundo más aclamado por el público en la presentación fue Park «5kid» Jeong-hyeon, mejor conocido como 5Pibes. Salió con una bandera que tenía en una mitad los colores de Argentina y en la otra los de Corea del Sur. Sin dudas, el coreano se metió a los argentinos en el bolsillo. 

Lee también: LLA: Inconformidad en los finalistas por tratos recibidos

Con la selección de Pyke por parte de Estral en la primera partida, aunque no terminó siendo efectiva, la locura en el estadio fue absoluta. Ahí me di cuenta de la diferencia que existe entre ver una serie final desde casa y estar viéndola en vivo. Dentro de la partida, los pings a máximo volumen en el comienzo ya generaban una tensión única. 

En la previa muchos dudaban sobre el entusiasmo del público acerca de la serie, ya que no había ningún equipo argentino. Pero les juro que había gente gritando cada kill, cada dragón, cada campamento de la jungla robado. Pero no solo en las buenas jugadas de un equipo. Sin ir muy lejos, tenía un gran grupo de fanáticos argentinos al lado mío que en las batalla de equipos festejaban los asesinatos de Estral y de Aze con la misma fuerza, sin discriminar el color de camiseta. 

Otro aspecto que cambia totalmente en un evento presencial son las pausas. Viéndolo desde casa pueden ser densas. Pero dentro del estadio pasaban volando. La comunidad se transformaba en protagonista. Las cámaras enfocaban a los cosplayers y también a los seguidores más coloridos. La energía de la partida se lograba mantener en estos intervalos gracias a la gente.

Lee también: LoL: Nuevos detalles sobre rework de Udyr, Aurelion Sol y Skarner

El público arrancó muy arriba. Pero en ningún momento bajó la intensidad, sino que la fue elevando a lo largo de las cinco partidas. Uno de los momentos más emocionantes fue el empate de Estral tras la épica defensa de su nexo en la cuarta partida ¡Ya habían pasado 4 horas desde el inicio de la serie!

La canción Silver Scrapes sonó para la quinta partida y me puso los pelos de punta. A continuación llegó uno de los grandes momentos de la tarde-noche con la selección de Mordekaiser por parte de Han «Lonely» Gyu-joon. El pocket pick resultó efectivo y Aze dominó por completo la quinta partida. Aunque el final fue anticlimático, el último wombo combo se gritó más que cualquier otra jugada en toda la serie.

La Gran Final de la LLA será un evento que nunca voy a olvidar. No puedo esperar a la próxima, quiero que sea ya.

Te puede interesar