"¡Está tratando de usar versos de la Biblia para que le compre skins!", asegura la mujer

Una mujer llamada Meredith Masony ha decidido recurrir a YouTube para quejarse sobre los problemas generados por “la obsesión” que su hijo tiene con Fortnite. Así es, en un video publicado recientemente, Masony aseguró que el juego “ha tomado el control total” de su hijo, y ha convertido a los niños en “completos adictos”.

Al parecer, la madre se encuentra desesperada porque su hijo de 12 años no ha dejado de pedirle objetos cosméticos, y recientemente intentó citar la Biblia para convencerla de comprarle skins de Fortnite.

“Me miró y dijo: ‘mamá, ¿recuerdas que la semana pasada estábamos en la iglesia cuando un hombre pidió pan porque necesitaba alimentarse, y Jesús dijo «pide y se te dará»?'”, explicó Masony. “¡Está tratando de usar versos de la Biblia para que le compre skins de Fortnite! Ha perdido su amada mente”, agregó.

Por lo visto, Masony esta dispuesta a resolver el asunto con sus propias manos, pues más adelante pidió a los creadores del juego que se pusieran en contacto con ella.

Relacionado: Fortnite ya tiene parodia porno en Pornhub

“Sé que ustedes son billonarios, ¿ok? Pero necesitan hacer algo por nosotros [los padres] ya que esto nos está volviendo locos”, comentó Masony. “Tenemos que hacer algo con Fortnite, debemos llegar a algún tipo de acuerdo, ¿ok? Sé que el juego no va a desaparecer, pero alguno de ustedes tiene que llamarme, debemos hacer un trato, ¿de acuerdo?”

Esta no es la primera vez que una madre segura haber perdido a su hijo por Fortnite. A principios de año, una mujer y su hijo de 10 años aparecieron en un programa de TV para hablar sobre la supuesta adicción del chico. Poco después un grupo de padres y políticos estadounidenses también tacharon al juego de ser adictivo.

Aunque es poco probable que Epic Games cambie su modelo de negocios por las quejas de algunos padres, lo cierto es que recientemente la Organización Mundial de la Salud comenzó a considerar la “adicción a los videojuegos” como un trastorno mental.

En general este tema aún es controversial pero, si es verdad que los niños sufren este trastorno, es responsabilidad de sus padres buscar ayuda especializada.

Te puede interesar