¿El campeón más divertido del juego?

Domingo. En la LCS, el partido entre las 2 organizaciones más importantes de Norteamérica está por comenzar. En una esquina, Cloud9, semifinalista de Worlds 2018. En la otra, Team SoloMid, semifinalista en… bueno.

El nuevo carrilero superior de la escuadra blanquinegra, Sergen “Broken Blade” Çelik, sorprende a todos seleccionando a Neeko, una de las últimas campeonas lanzada por Riot Games.

El juego temprano fue todo para Broken Blade, que lastimó permanentemente a Eric “Licorice” Ritche. Una de sus pasivas, que potencia su tercer auto-ataque, fue fundamental para hacer poke al enemigo y conseguir ventajas de súbditos en el juego temprano. Esta pasiva también es genial para que Neeko haga empujes divididos, como vimos más tarde en la misma partida. El jugador de TSM usó el combo de su E-Q para castigar a Licorice cada vez que intentaba acercarse a farmear súbditos.

Pero pese a que el juego temprano de la camaleónica campeona ya es decente, la selección brilla en el juego medio, cuando comienza a juntarse con su equipo.

Con una Zoe en manos de  Søren “Bjergsen” Bjerg, y un Varus letalidad en control de Jesper “Zven” Svenningsen, Cloud9 no tuvo más alternativa que esquivar cualquier tipo de control de masas que pudiera significar su muerte. Las burbujas de Zoe seguidos de la definitiva de Varus y Neeko hicieron que la composición de TSM no solo fuera de poke, sino que también tuviera el potencial para borrar a cualquier personaje que quedara bajo algún control de masas.

Pero nada de esto sirve si el error humano se interpone. Sí, pudimos ver el potencial de Neeko en competitivo, pero también fuimos testigos de lo que son capaces de hacer los equipos de primer nivel cuando otros cometen errores de posicionamiento, como le sucedió a TSM.

Relacionado: Faker cree que Zed es viable de nuevo

¿Hauntzer era el problema?

Te puede interesar