A todo o nada

SK Telecom T1 se convirtió en campeón de Corea luego de derrotar a Griffin en la final de la LCK. De esta forma, el rey demonio y su escuadra vuelven a un Mundial, y se ven amenazantes.

Luego de esta final estuvieron contestando preguntas de la prensa, donde salieron algunas cosas interesantes. Conseguir el éxito cuando todo sale bien es meritorio, pero recuperarse de un tropiezo lo es aún más. Sobre esto habló Kkoma, el entrenador del equipo. “Nuestro desempeño en el primer split no fue tan bueno, y como resultado, el ambiente entre los jugadores, el coaching staff y las autoridades también sufrió. El hecho de que hayamos podido recuperarnos de esa situación y ganar este split es increíble y me da mucho orgullo”.

También le preguntaron a Khan, el carrilero superior, sobre sus impresiones luego de la final. “Cuando me divearon en mi carril en el tercer juego no sabía si estaba en el cielo o en el infierno. Pero cuando cerramos la cuarta partida y nos aseguramos el campeonato me di cuenta que, sin duda, estaba en el cielo”. Actualmente es el único carrilero superior con 4 títulos de LCK a sus espaldas.

Las entrevistas siguieron hasta llegar a Faker, momento en el que el público explotó en aplausos. El mejor jugador del mundo comenzó agradeciéndole a los fanáticos por haber llenado el estadio y por todo el apoyo que recibió. También aseguró que, en la final, todo el equipo jugó a un 9.1/10, pero que llegarán a Worlds en un 10/10.

Relacionado: Lo bueno y lo malo de rework a Garen

Sobre sus futuros rivales, Faker expresó sus ganas de encontrarse con G2, el equipo europeo. “Quiero cobrar revancha por la semifinal que nos ganaron”, dijo. Cuando le preguntaron sobre su cruce con algún jugador en particular, se limitó a repetir “solo G2, solo G2”. Faker vive, la lucha sigue.

 

Te puede interesar