G2 consiguió su octavo título, ni más ni menos que ante Fnatic y continúa siendo el rey de Europa. Te traemos el mejor resumen de la final de la LEC.

G2 Esports silenció a todos sus detractores. Venció 3-0 a Fnatic, su archirrival, en la final del torneo de verano de la LEC. De esta manera, se quedó con su octavo título de la competencia europea, cuatro al hilo, superando los siete de Fnatic. Esto lo convierte en el máximo campeón histórico, además de que irá a Worlds 2020 como el primer seed de su región.

Lee también: K/DA lanzó su cómic junto a Seraphine

La serie inició con una digna partida para la apertura de un clásico entre G2 Esports y Fnatic. G2 Esports trajo a Shen a la jungla, estrategia que Team SoloMid utilizó el día anterior en las semifinales de la LCS, y fue muy efectivo para sacar ventajas en el juego temprano. A pesar de las buenas peleas grupales que le permitieron volver al juego a Fnatic, el 1-3-1 de G2 fue superior con Rasmus “Caps” Winther. El carrilero central causó destrozos sobre los carriles laterales utilizando a LeBlanc. Esto les permitió quedarse finalmente con la partida que fue la más larga del torneo. G2 se adelantaba 1-0

Aquí, una buena demostración de cómo Caps destruyó la línea trasera de la composición de Fnatic. Esto gracias a las 25 acumulaciones de Gloria en el Robaalmas de Mejai.

Lee también: LCS: TSM regresa a una gran final

A continuación, protagonizaron otra partida para el recuerdo. Fue un golpe por golpe que terminó definiéndose por detalles. Fnatic tenía en su poder el Alma de las Montañas y parecía que se la llevaba. Pero una pelea bien ejecutada seguido de una cazada sobre Corki le sirvieron a G2 Esports para hacerse con el Dragón Ancestral. Con esto empujó el carril central y rompió el nexo rival. 2-0 arriba los de Carlos “Ocelote” Rodríguez, a un punto del campeonato.

La tercera partida fue, sin duda, en la que G2 mejor se desempeñó. Martin “Wunder”  Hansen, carrilero superior de G2 Esports, se destacó con Vladimir y demostró una vez más que está hecho para los momentos definitorios. La partida finalizó con la mayor pesadilla de Ocelote, fundador de G2 Esports: un backdoor. Es decir, Teleportación al nexo rival de Caps y Wunder mientras Fnatic peleaba por el Dragón Ancestral. 3-0 y octavo título para G2.

A pesar de los récords y de su buena actuación en la final, los jugadores de G2 Esports no se mostraron tan conformes. Especialmente su capitán, Luka “Perkz” Perković. Comentó en la entrevista después del partido que se sentía más aliviado que feliz. Claramente, las miras están puestas en conseguir lo que no se pudo el año pasado: Worlds.

Te puede interesar