El jugador más tóxico del shooter de Blizzard recibió otro castigo

Parece que Felix “xQc” Lengyel sigue sin aprender la lección. A pesar de ya haber sido suspendido de las partidas competitivas de Overwatch por abandono y reportes injustificados, el tanque de Dallas Fuel vuelve a hacer de las suyas: agredió a un jugador de otra escuadra. Hasta ahora, el castigo solo consiste en una suspensión por parte de su equipo que le niega jugar la próxima partida competitiva. Se espera que la organización dé más detalles próximamente.

Todo comenzó en el partido de Dallas Fuel contra Houston Outlaws, en donde el equipo verde arrasó con un 4 a 0. Al final de la partida, el tanque de Houston Outlaws, Austin “Muma” Wilmot, fue entrevistado y citó la famosa frase de xQc “rolled and smoked”. Esto no le pareció al jugador canadiense, por lo que en una transmisión en vivo por Twitch agredió a Muma con comentarios homofóbicos. “Cállate y chupa una #$!% gorda. Digo, seguramente te gustaría”, fue lo que dijo xQc en un ataque de rabia.

Relacionado: El equipo más exitoso de Overwatch se ha separado

Muma, quien pertenece abiertamente a la comunidad LGBT, comentó sobré lo sucedido en su canal de Twitch y tachó a xQc de ser “un pedazo de basura homofóbico”. “Yo seguiré ganando”, cerró el tanque de Houston Outlaws mientras demostraba tranquilamente sus habilidades como Winston en su transmisión.

Sin embargo, después de lo sucedido, xQc se disculpó por Twitter. “Hablé muy rápido, todo pasó muy rápido. Todo ha sido una maldita basura últimamente”, escribió el jugador de Dallas Fuel y finalizó: “lo siento, Muma”.  Poco después, Wilmot aceptó la disculpa y escribió: “Estás en un gran equipo y de verdad espero que regreses con todas las fuerzas para antes de los play-offs”.

A pesar de las disculpas, xQc sigue castigado por dicho comentario. Hasta ahora, la organización en la que pertenece no ha dicho más sobre el asunto. Esto significa que solo estará ausente en el siguiente juego del equipo azul. Mike Rufail, dueño de Dallas Fuel, mencionó que intenta que sus jugadores sean ellos mismos, es decir, que mantengan la actitud que los caracteriza. Sin embargo, también destacó que castigará a aquellos que no respeten el código de conducta. Definitivamente, el caso de xQc da de qué hablar y esperamos que jugadores en el mundo no sigan su ejemplo.

Te puede interesar