Aquí te mostramos y presentamos a los equipos de Latinoamérica que comparten las dos pasiones y participan en la LVP de League of Legends.

La digitalización se ha convertido, para las grandes marcas de equipos de fútbol de nuestra región, en una estrategia de gran valor para sus planeamientos. Insertar sus marcas en equipos profesionales de esports fuera de su habitual consumo de fútbol es hoy la muestra clara de cómo llegar a nuevos mercados. La LVP ya ha marcado un camino de profesionalización de la escena que incentiva a las inversiones de las grandes marcas en toda la región.

Lee también: Jorge Carrascal será streamer de Free Fire en Infinity

Es así que la LVP en Latinoamérica cuenta con la participación de franquicias de equipos profesionales de fútbol, en todas sus ligas. Los esports les dan la posibilidad de integrarse en un mercado que año tras año crece exponencialmente, y de acercarse a esas nuevas audiencias. Ellos son River Plate (Argentina), Universidad Católica, U de Chile y Santiago Wanderers (Chile), Chivas (México) y Cienciano (Perú).

Azules, un pionero en Chile.

Gaming en la Cordillera

Chile fue el que marcó el inicio de esta integración con la incorporación de Católica Esports y Azules Esports, franquicias de los equipos de fútbol Universidad Católica y la U de Chile, a la Liga de Honor Entel de League of Legends en 2019.

Mayra Vega, manager de Católica Esports, destaca la importancia que tienen los esports para el acercamiento a nuevas audiencias: “Creemos que las competencias son parte fundamental para ganar experiencia y que la rama siga creciendo de manera profesional, dándole mayor exposición a nuestros patrocinadores y además formando jugadores competitivos”.

Lee también: Pancake: “Nuestro equipo con Grell es mucho mejor”

Michel López Martineau, encargado del proyecto de Azules Esports, equipo que participa en la Liga Latinoamérica, lo ve como la oportunidad de colaborar con una industria que recién está dando sus primeros pasos. “Queremos apoyar el crecimiento de los esports latinoamericanos, haciendo llegar esta disciplina a un público tan amplio como es el de los deportes convencionales”, dijo.

Cream Real Betis llega desde España a la LVP.

Además de Cruzados y Bullas, para el torneo Clausura 2020 se suma la escuadra de Santiago Wanderes Esports, tercer equipo chileno en la LVP.

Rafael González Camusa, presidente del club, celebra la incorporación del equipo como una oportunidad para posicionarse en el mercado y frente a sus hinchas: “Como decano del fútbol chileno estamos súper motivados y entusiasmado con la participación que vamos llevar a cabo con nuestro equipo de esport, por lo que tenemos grandes desafíos y debemos aspirar a dejar en el mejor lugar posible el nombre de nuestra institución”.

River Plate, el único representante argentino.

Uno en Argentina

En tierra albiceleste, el Club Atlético River Plate marcó un precedente en el país al ser el primer equipo grande del fútbol local en incorporarse a la Liga Master Flow de League of Legends, que la LVP organiza junto a Flow.

Eduardo Guidoni, encargado del proyecto River Plate Gaming, así lo definió: “Tener presencia fuerte en los esports es una estrategia que River viene desarrollando hace ya varios años, con la idea de competir al máximo nivel integrando los deportes electrónicos entre las más de 30 disciplinas que desarrolla el club, con una estrategia propia, un plan de negocios integrado y el objetivo de ser referente como es River en todas las áreas”.

“La Liga Master Flow de LVP significa para nosotros la oportunidad de competir en la competencia más importante del país, asociada con Riot Games, desarrolladora del juego”, agregó.

Cienciano, de Perú.

Apareció Perú

Cienciano es el único representante de Perú entre los clubes gamers. Sergio Ludeña, administrador del club que el 30 de mayo se presentó en sociedad con un amistoso frente a River, declaró: “Los esports son un camino real a seguir y como institución debemos siempre procurar estar a la par con las nuevas tendencias que observamos en el mundo. Tenemos una unidad de negocio enfocada únicamente en este género, la cual cuenta ya con equipos de FIFA y de PES“.

“Ahora damos un paso más fuerte siendo el primer club peruano en anunciar un equipo de League of Legends y expandir así nuestra marca a nuevos ámbitos y nuevos fans”, sentenció.

El Tri es un clásico

México, quizá el país con el mercado más grande, tiene un representante, Chivas. Santiago Montes Escobar, gerente de estrategia digital del Rebaño Sagrado, aporta: “Para Chivas, llegar a los esports representa una gran oportunidad de explorar nuevos mercados y formar nuevas rivalidades. Esto es siempre pensando en el beneficio del fan. Es una forma de dar a conocer la grandeza del club a nuevas generaciones e inspirarlas, hacerles saber que un equipo con puros mexicanos puede triunfar dónde sea”.

“Venimos a competir, pero también a aprender de una industria que determinará el mundo del entretenimiento en un futuro no muy lejano”, finalizó Escobar.

Párrafo aparte merece el Cream Real Betis, alianza entre la organización Cream Esports con el club de España Real Betis, que de esta manera desembarca en los deportes electrónicos. Esta alianza no solo incluye al FIFA, como tantos otros clubes ya tienen, sino en disciplinas como Counter-Strike, Clash Royale y League of Legends. En este último juego, el Betis puso un pie en la LVP México.

Te puede interesar