El exjugador de la NBA no dejará los esports

El pasado 25 de abril, el periodista Richard Lewis reportó la posible salida de Rick Fox de su propio equipo, Echo Fox. Entre los motivos destacaba el lenguaje racista utilizado por uno de los accionistas de la organización, algo que iba en contra de los valores establecidos por Rick Fox.

Un mes después, el 16 de mayo, Riot Games liberó un ultimátum para Echo Fox: la organización tenía que despedir al accionista responsable de los comentarios racistas, de lo contrario, su lugar en la LCS correría peligro. Así pues, Riot dio un periodo de tiempo para que el equipo norteamericano cumpliera, pero no ocurrió. El pasado 25 de julio, se hizo oficial la salida de Echo Fox de la LCS. Evil Geniuses, otra emblemática organización de esports, compró el cupo disponible.

Ayer 2 de octubre, un nuevo capítulo de la disputa comenzó. En esta ocasión, Rick Fox levantó una demanda contra 2 inversionistas de Echo Fox, Amit Raizada y Stratton Sclavos ,quienes presuntamente cometieron fraude, conspiraron y violaron los contratos tanto de Rick Fox como del equipo de esports, esto de acuerdo con ESPN Esports. La demanda de 162 páginas alega que Raizada estafó a Fox y Khalid Jones, otro socio del equipo. El exjugador de la NBA busca una indemnización de $10 MDD por los daños causados por Raizada y Sclavos, además de un juicio jurídico.

Relacionado: El juego de Isurus vs. Detonation fue el más visto del primer día de Worlds

Sobre la parte de fraude, Rick Fox asegura que Raizada y Sclavos utilizaron el nombre del fundador del equipo para hacerse ricos. Para ser más precisos, Rick Fox argumenta que luego de que Sclavos ayudara a inyectar dinero al proyecto, Raizada aprobó un préstamo de $2 MDD para Sclavos. El dinero fue tomado directamente de Vision Venture Partners, firma donde figura el nombre de Rick Fox. Por si fuera poco, Raizada utilizó el dinero de la compañía para darse un salario de $350,000 USD anuales y pagar su casa en Beverly Hills.

El punto crítico llegó hace poco. Según Rick Fox, Raizada y Sclavos alteraron las operaciones de la organización, forzando a que la expulsión del socio general fuera decidida mediante votación; ya no se necesitaba una orden de la corte. Así pues, el 21 de agosto, se llegó a la conclusión de que Rick Fox dejará Echo Fox el próximo 21 de octubre.

Sclavos, por su parte, negó las acusaciones de Rick Fox. De hecho, David W. Swift, abogado de Raizada, también se mostró en contra de las declaraciones del fundador de Echo Fox, asegurando: “Si Rick Fox quiere culpar a alguien por los fracasos de Echo Fox, debería mirarse en un espejo”.

Te puede interesar